Ayude a un ser querido

Usted puede hacer la diferencia. La pérdida de audición afecta la comunicación con el entorno, estos efectos no sólo involucran al paciente, sino también a las personas cercanas a ellos, como: familia, amigos, compañeros de trabajo, etc.1 Con la pérdida de la audición, el área de la comunicación se ve altamente afectada, el impacto de esta condición tiene evidencia especialmente en ámbitos como el educacional, laboral y recreativo afectando la interacción con otras personas.1,2

Las personas con pérdida de audición no buscan ayuda inmediatamente, se calcula que existe un retraso entre 8 y 20 años entre la primera vez que se presentan dificultades auditivas y el momento en el que se busca ayuda para este problema.3 La familia juega un papel fundamental, ya que contribuye al bienestar de la persona, a mejorar sus emociones y la salud mental; lo anterior con sensibilidad y confianza.4

La realidad que viven diariamente las personas con problemas auditivos es muy difícil de imaginar para quienes no han tenido contacto con estos pacientes.2 Especialmente por las barreras de interacción, que son obstáculos, trabas o impedimentos que dificultan la libertad de acceso a la información y comunicación de las personas que tienen limitada temporal o permanentemente su capacidad de relacionarse con el entorno mediante la audición y la lengua oral.5

En general, nos movemos en un contexto que no está pensado para personas con hipoacusia, donde los sonidos tienen una gran importancia previniéndonos de situaciones peligrosas, y además enriquecen nuestro desarrollo con estímulos e información.2 Los pacientes con auxiliares auditivos necesitan aprender a reconocer las palabras e intentar aprender a escuchar sonidos amplificados, es como tratar de entender a personas con un acento que no es familiar: al principio puede ser difícil, pero con el tiempo se vuelve más sencillo.6

Considerando las características de las personas con discapacidad auditiva y centrando la atención en la relevancia que tiene la comunicación, es necesario atender las siguientes recomendaciones:

  • Hable de frente y colóquese de manera que su cara esté iluminada. La persona necesita ver sus labios para complementar la información que está recibiendo de usted.
  • Evite alzar demasiado la voz, a menos que el paciente se lo solicite.
  • Repita las indicaciones o la información si es necesario, pero sobre todo centre su atención en la persona y no en su discapacidad; ya que ésta no determina a la persona, sino que solo es una característica más que la identifica.2

Su profesional de la audición podrá auxiliarle con estrategias que ayudarán a que su ser querido recupere la audición y se reconecte con su entorno.