Día del Abuelo, un apoyo incondicional para toda la vida




Aunque oficialmente, el día 28 de agosto sea el ‘Día del Abuelo’, en Starkey todo el mes los hemos celebrado. Sabemos que los abuelos representan un gran apoyo para la familia, porque se convierten en un pilar casi tan importante como el padre o la madre, a quienes en algunas circunstancias llegan a reemplazar.

¿Qué abuelo no está siempre dispuesto a atender a sus nietos, a cuidarlos, a procurarlos, a escucharlos, a cocinarles, a enseñarles con sus innumerables lecciones de vida, a consentirlos? Creo que aún no existe.

Es por esto que lo menos que podemos hacer por ellos es cuidar su salud integral y auditiva, llevarlos por lo menos una vez al año a revisar su audición (porque de todos es conocido que la pérdida de la audición se va acentuando con la edad), hacerles compañía, y apapacharlos lo más que podamos para que permanezcan con nosotros mucho, mucho más tiempo.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre los mayores de 60 años, más del 25% padece una pérdida de audición discapacitante.

Sin embargo, desde jóvenes podemos atender las señales que nos avisan que ya no estamos escuchando bien; por ejemplo, si tenemos que gritar para poder escuchar a la gente que nos rodea, si necesitamos subir el volumen de los aparatos electrónicos que utilizamos, o si no podemos distinguir sonidos a corta y/o mediana distancia, todas esas señales deben atenderse y de forma inmediata.

Aunque nuestros abuelos no siempre lo hacen y en algunos casos prefieren aislarse al darse cuentaque sufren algún tipo de pérdida auditiva, poniendo en riesgo su vida porque vivir en soledad puede ser tan riesgoso como fumar 15 cigarros al día, como lo mencionó hace un tiempo Álvaro Pascual-Leone, neurólogo y catedrático de la Universidad de Harvard.

Y es justo ahí donde entramos nosotros (los hijos, los nietos, los sobrinos), para ayudarlos con la responsabilidad de su bienestar y su salud, que ahora están de nuestro lado.

Acompañarlos a que el especialista cheque su oído, a que elijan el modelo de auxiliar auditivo que necesiten, si fuera el caso, y apoyarlos si necesitan ayuda para su mantenimiento o mejor uso, son solo algunas de las cosas que podemos hacer por ellos y que no cuestan más que un poco de tiempo.

Ya sabemos que cuando nos volvemos mayores, las enfermedades aguardan por nosotros, pero no siempre tiene que ser así, procuremos que nuestros abuelos se mantengan en buena forma, incentivándolos hacer ejercicio, ayudándolos a comer nutritivamente, motivándolos a realizar algún oficio para mantener su mente fresca y ocupada, pero, sobre todo, haciéndoles compañía, porque en la tercera edad la soledad puede pesar, y pesar mucho.

Por cierto, ¿y tú, ya abrazaste a tu abuelito?

También te puede interesar: Ayude a un ser querido con pérdida de la audición.

Por admin

Archive