¡Por fin vacaciones! Pero, y la otitis, ¿qué tan real es que cause pérdida auditiva?




Llega la temporada de vacaciones y el momento de disfrutar del sol, descanso, pero, sobre todo, de las albercas y cuando se es niño más; sin embargo, una enfermedad muy común por el uso de éstas es la otitis, causada por una infección del oído medio, que es el espacio lleno de aire detrás del tímpano que contiene los pequeños huesos vibratorios del oído, siendo los niños los más susceptibles de padecerla.

Padecer Otitis no es propiamente una razón para sufrir pérdida auditiva, pero mal tratada, puede ser un riesgo para el oído, sobre todo en niños que suelen estar en la alberca mucho tiempo y que la combinación de bacterias u hongos que hay en el agua, al entrar en contacto con el conducto auditivo por sumergir la cabeza mucho tiempo, la pueden ocasionar.

Sin embargo, en los adultos también se puede presentar la Otitis por infecciones recurrentes en el oído causadas, ya sea por una gripe o alergia mal cuidada o no atendida a tiempo, por la exposición al humo de tabaco o por los altos niveles de contaminación del aire.

La Otitis por sí sola no puede causar hipoacusia; sin embargo, las infecciones de oído que se producen de forma recurrente pueden llevar a una pérdida de la audición cada vez más significativa. Si hay algún daño permanente en el tímpano y otras estructuras del oído medio, puede haber pérdida de la audición que podría o no ser corregida.

Incluso, la Organización Mundial de la Salud señala a la otitis media supurativa crónica o la recolección de líquido en el oído, como posibles causas de pérdida auditiva y sordera.

Existen tres tipos de otitis:

• La otitis media con efusión o hinchazón y acumulación del líquido (efusión)

• La otitis media con efusión, o hinchazón y acumulación de líquido (efusión) en el oído medio sin infección bacteriana o viral; la otitis media con efusión crónica que ocurre cuando el líquido permanece en el oído medio y vuelve continuamente sin infección bacteriana o viral

• Y la otitis media supurativa crónica, una infección del oído que no desaparece con los tratamientos habituales.

Pero, ¿cuáles son los factores de riesgo? En los niños son asistir a guarderías o estancias infantiles, exponerlos a cambios de temperatura, sobretodo frío; y no haber recibido lactancia materna.

Entre algunas de las medidas de prevención que se recomiendan, están:

o Secar adecuadamente el oído después de salir del agua

o Reducir el tiempo de inmersión en el agua

o Usar tapones

o Y evitar exponerse a aguas potencialmente contaminadas

Por: Dra. Martha Vidal, especialista en Audiología, Foniatría y Otoneurología, y parte del equipo de Capacitación de Starkey, fabricante líder en tecnología auditiva


Por admin

Archive