¿Qué tan fácil es encontrar empleo si se padece hipoacusia?




“Problemas económicos y opresión, gente que no está lista para trabajar con un actor sordo. Espero que Hollywood haya aprendido a tener paciencia, porque he sido paciente tratando de trabajar con personas oyentes a lo largo de los años”, éstas fueron las palabras de Troy Kotsur, ganador del Oscar como Actor de Reparto por su actuación en la película Coda, que también ganó como Mejor Película, en entrevista para The New York Times.

El Premio Oscar, otorgado hace unos meses, me hizo ‘voltear’ aún más hacia la comunidad sorda (discapacitados invisibles), y a revisar ¿qué tan inclusivo es México en el ámbito laboral para estas personas?, ¿qué cargos ocupan en el organigrama?, ¿qué pueden y qué no pueden hacer?, y ¿cómo podemos ayudarlos?

En mis más de 18 años que tengo en el mundo de la discapacidad auditiva, me he dado cuenta de los múltiples prejuicios que existen, en general, hacia esta comunidad. Pensamos que por no escuchar o escuchar a ‘medias’, no son capaces de realizar las tareas que se les encomiendan, pero, más bien, ¿qué tanto nos preocupamos por asignarles las tareas adecuadas?

Hace unos meses conocí a una chica con pérdida auditiva que simplemente para cursar su carrera de Animación tuvo que recorrer tres escuelas, ¿por qué? Porque la educación se imparte de la misma forma para todos, no se divide en ‘los que pueden escuchar’ y los que no. Las hay especializadas, pero el costo no es para todos.

Pues lo mismo ocurre en el ámbito laboral, para que una persona con discapacidad auditiva pueda ser contratado en una empresa, deberá demostrar, que más que un desafío, representará una más de las piezas que le ayudará a ser exitosa.

El panorama está cambiando, quizá no al ritmo que quisiéramos, pero avanza; de hecho, actualmente existen agencias de colocación enfocadas en personas con hipoacusia específicamente, que les ayudan a encontrar una oportunidad laboral, así como sitios web con un apartado de ofertas de empleo si se padece sordera y la ciudad donde se ofrecen, ¿lo sabías? Las oportunidades están creciendo.

Por ejemplo, en una de las tantas vueltas que doy semanalmente al súper, me llamó la atención ver a una joven con un gafete de la tienda con su nombre y con la leyenda ‘Soy sorda, pero puedo ayudarte, escríbeme qué necesitas’, y tenía una libreta con un lápiz colgando también de su gafete, me fascinó ver la manera tan sencilla en que la empresa impulsó la inclusión.

Contratar personas con discapacidad auditiva no debería ser un desafío para las organizaciones, así como tampoco lo debería ser aprender lengua de señas, una de las vías de comunicación más utilizadas por esta comunidad, pero aún lo siguen siendo y ambas implican un costo, sobre todo económico.

¿Por qué? Porque algunas empresas, dependiendo el giro, tendrán que adecuar sus espacios con luz suficiente para que las personas sordas puedan ser capaces de ver con claridad la cara de los otros para poder leer los labios o comunicarse con señas, o bien, facilitarles un celular con aplicaciones específicas para que puedan realizar llamadas con clientes que envían la respuesta en forma de mensaje de texto. ¿Mucho trabajo? Puede ser, pero la recompensa en lealtad y eficiencia de empleado lo vale.

Por último, es muy importante mencionar que las compañías pueden hacer su parte, pero si la persona que padece discapacidad auditiva se muestra inseguro, desmotivado o prejuicioso consigo mismo, no va aprovechar las oportunidades laborales que se le presenten, así sea la mejor o la más remunerada. Si tú te sientes así, échale un ojo a la vida de Troy Kotsur, el actor del que hablé al principio, y verás que lo puedes conseguir.

De acuerdo con el INEGI en su Censo del 2020, en el rubro de discapacidad existen 20 millones 838 mil 108 personas, el 16.5% de la población de México, y de éstas, 5,104,664 no escuchan; es decir, el 24.4%.

Por Alejandro Valdez, director Starkey México

Por admin

Archive