Factores de riesgo en la pérdida de la audición1

  • Causas hereditarias: cuando existen antecedentes de herencia genética.1
  • Causas congénitas: aplica a aquellas que afectaron al neonato durante el embarazo y que se pueden detectar durante las primeras horas de vida.1
  • Malformaciones: la ausencia del canal auditivo, anormalidades del oído medio y/o interno.1
  • Infecciones durante el embarazo: algunas enfermedades infecciosas de la madre durante el embarazo son causa de trastornos auditivos, la rubéola es el ejemplo clásico.1
  • Complicaciones durante el periodo perinatal.1
  • Infecciones: padecimientos como meningitis, encefalitis, sarampión, parotiditis, infección por citomegalovirus y toxoplasmosis, entre otras.1
  • Infecciones respiratorias recurrentes.1
  • Otitis no tratada oportunamente.1
  • Exposición continua al ruido.1
  • Traumas acústicos, generados por la exposición única o continua a ruidos extremadamente fuertes.1
  • Tumores.1
  • Uso de medicamentos ototóxicos como algunos antibióticos, antiinflamatorios o antivirales.1